Hasta ahora siempre habíamos asociado los wearables al mundo del deporte. Pero sus posibilidades van mucho más allá. Se están desarrollando nuevos dispositivos y aplicaciones que ayudan a la inclusión de personas con discapacidad, dependencia o enfermedades crónicas.

Existen wearables capaces de medirlo casi todo, desde las veces que parpadeamos hasta nuestro ritmo cardíaco o los kilómetros que recorremos. Más allá de su aplicación en la vida cotidiana para mejorar nuestra forma física o nuestra salud, la tecnología wearable puede servir también para mejorar la calidad de vida y la inclusión de las personas con enfermedades crónicas o discapacidad.

Tal y como explica en su blog David Labajo, “para la mayoría de las patologías crónicas, el ejercicio físico y los hábitos saludables son tan importantes como el tratamiento farmacológico, o incluso más”. El gran potencial de los wearables está en que ofrecen “la posibilidad de unir la prestación socio-sanitaria y la tecnología para ofrecer una nueva manera de gestionar la salud y el acompañamiento social, que puede mejorar la calidad de vida de los usuarios y también la eficiencia de los servicios socio-sanitarios”.

Además de esto, se están desarrollando wearables y aplicaciones específicos enfocados a las personas discapacitadas y dependientes. A pesar de que la mayoría de ellos todavía son prototipos en fase de desarrollo, ya presentan funcionalidades que pueden mejorar la calidad de vida de sus usuarios de una forma que hasta ahora parecía impensable.

Algunos ejemplos

FingerReader es un pequeño dispositivo que se coloca en la mano del mismo modo que un anillo. Utilizando una voz sintética, este wearable lee cualquier texto impreso, evitando así que las personas invidentes tengan que utilizar el código Braille.

El prototipo del nuevo wearable de Philips permite controlar la tecnología utilizando movimientos faciales. Tal y como muestra el vídeo, esto incidirá de forma muy significativa en autonomía y la calidad de vida de personas dependientes.

Las famosas Google Glass ofrecen múltiples posibilidades para las personas con discapacidad. Glassters OCR es la primera aplicación que permite a invidentes leer textos sin que estén en código Braille.

Primeros pasos

El principal ingrediente para que estos dispositivos sean verdaderamente útiles es, como señala Labajo, que se adapten a sus usuarios y características, “con funcionalidades orientadas a discapacidades sensoriales, intelectuales y físicas, para asegurar la inclusión de todos en el uso de estas novedades”. Es decir, aportar valor al usuario  a la vez que se garantiza la máxima seguridad de sus datos.

En un mercado que, según las predicciones, alcanzará lo 70 millones de productos vendidos en 2018, todavía queda mucho por hacer. Con la inversión en investigación los wearables pueden ayudar a muchas personas con discapacidades o enfermedades crónicas, mejorando su calidad de vida y fomentando su independencia.

descarga-kiply-gratis

Imagen: Melissa

follow us in feedly