El uso de wearables crece a un ritmo de vértigo. Si bien al principio el mercado sufrió un bajón después de la euforia inicial, se espera que en 2016 las ventas se disparen y crezcan aproximadamente en un 150%. Pero detrás de todas estas ventas se encuentra un panorama menos optimista: su abandono después de un corto período de uso.

Tus wearables no lo harían

Los wearables se abandonan, de media, seis meses después de comenzar a utilizarlos. Ya sea por aburrimiento o por no saber qué hacer con esos datos sobre nosotros mismos, lo cierto es que más pronto que tarde casi todos abandonamos a esos pobres artilugios. Uno de los mayores desafíos de la industria es averiguar los motivos de ese abandono, superarlos y hacer que volvamos a ver en ellos un remedio a nuestra pereza, nuestra baja productividad, nuestros problemas de salud o incluso nuestros kilos de más.

Causas más comunes del abandono de los wearables

  • Se acabó la novedad. Pasado ese primer subidón que nos proporciona siempre lo nuevo y desconocido, muchos usuarios dejan su wearable en un cajón y allí se queda, acumulando polvo hasta una futura limpieza general.
  • Aburrimiento. Muchos wearables necesitan que el usuario pase mucho tiempo introduciendo datos y haciendo tareas que acaba considerando tediosas. Esto lleva al aburrimiento y como consecuencia al abandono del dispositivo.
  • Problemas de seguridad: casi todos los usuarios  sufren en un momento u otro un ‘ataque de pánico’, una suerte de epifanía en cuanto a la vulnerabilidad de su dispositivo y, por tanto, de sus datos personales. Don’t panic! Simplemente, sé consciente de los riesgos y conoce las medidas que debes adoptar para seguir disfrutando de las ventajas que te ofrece.

La información es la clave

Hoy en día, la información es poder y también la clave en el mercado de los wearables. Y lo es de modo bidireccional: es clave que las empresas que los desarrollan posean la mayor información sobre la motivación de los usuarios para utilizarlos, y es clave también que los usuarios conozcan a la perfección el wearable que desean adquirir. Lo mejor es hacer una comparativa de los dispositivos disponibles en el mercado y estudiar los siguientes aspectos:

  • Precio;
  • Funcionalidades;
  • Tecnología que utiliza;
  • Medidas de seguridad que ofrece;
  • Política de privacidad en cuanto a los datos recogidos.

Sin duda, el futuro será de aquellos wearables capaces de interpretar toda esa información que recogen de nosotros para ayudarnos a gestionar mejor nuestros hábitos y comportamientos, pero sin dejar de lado nuestra preocupación por la seguridad. El wearable del futuro es aquel que sea capaz de conocernos y entendernos para llevarnos de la mano a la mejor versión de nosotros mismos, pero sin poner en riesgo nuestra privacidad.

descarga-kiply-gratis

follow us in feedly