El factor número uno para el éxito de una empresa es la creatividad. Así lo dice un estudio de IBM, en el que líderes empresariales de todo el mundo han elegido la creatividad como la clave del desarrollo de cualquier organización.

Pero, de una forma u otra, los líderes inhiben inconscientemente la creatividad en el lugar de trabajo. Catherine Courage explica que la cultura corporativa de la mayoría de las empresas no fomenta la creatividad y, por lo tanto, está dejando escapar la innovación y el crecimiento.

La creatividad es innata

La creatividad está comúnmente asociada a artistas, escritores o músicos, que utilizan más la parte derecha del cerebro. Los que utilizan más la parte izquierda, como ingenieros o programadores, llevan asociada una menor capacidad creativa. Pero, ¿es esto cierto? ¿Acaso un programador no puede ser creativo?

Cada uno de nosotros nace siendo creativo. Pero a medida que crecemos vamos perdiendo esa habilidad y dejamos de utilizar nuestra imaginación para caer en las rutinas de lo que ya conocemos. Los líderes empresariales deben fomentar la creatividad entre sus empleados, una poderosa herramienta que pocos utilizan. Catherine Courage nos da tres claves para aumentar la creatividad en el lugar de trabajo:

  1. Cambia tu ambiente de trabajo. Los ambientes de trabajo de muchas empresas, simples y anodinos, propician más el aburrimiento que la creatividad. Necesitas crear espacios que fomenten la imaginación, las ideas y el pensamiento original. Piensa en las clases de los niños, llenas de colores, formas y espacios que propician la creatividad. Empresas como Google o Microsoft ya se han apuntado a crear espacios más parecidos a una clase de primaria que a una oficina.
  2. No tengas miedo a fallar. Experimentar, equivocarse y volver a intentarlo es la clave del aprendizaje y de la innovación. Anima a tus empleados a tomar riesgos, a pensar más allá de lo establecido y a equivocarse porque los fracasos de hoy son solo parte del éxito del mañana.
  3. Utiliza el poder de las historias. Olvídate de los datos sin contexto y la información sin emoción. Las historias nos enganchan, generan empatía y nos hacen involucrarnos con ellas. Comunicarte con tus empleados a través de las historias puede aumentar su compromiso y fomentar conversaciones que pueden llevar a nuevas e innovadoras ideas.

Tal y como dice Courage, la creatividad forma parte de todos nosotros desde que nacemos, pero solo unos pocos la utilizan. Necesitamos sacar el ninño que llevamos dentro y dejarle experimentar, solo siendo libres de convenciones seremos capaces de ser creativos e innovadores.

descarga-kiply-gratis

follow us in feedly