Si liderar cualquier organización es todo un reto, ponerse al frente del gigante Apple tras la muerte de Steve Jobs parece casi una misión imposible. Pero Tim Cook ha sabido convertirse en un líder por sí mismo a pesar de cargar con las expectativas que pesaban sobre él. Nunca intentó ser Steve Jobs. En cambio, trató de ser él mismo sin buscar la aprobación de los demás. Sentir que estaba haciendo lo correcto era suficiente.

La revista Fortune hace un repaso por la trayectoria del CEO de Apple desde que se pusiese al frente de la compañía en 2011. En este extenso artículo, Adam Lashinskye nos da algunas pistas sobre el liderazgo de éxito de la mano de Tim Cook.

Clases de liderazgo

En el artículo definen a Cook como un entrenador que cree en sus jugadores. Si un buen líder es aquel que sabe rodearse de personas que son mejores que él, entonces Cook lo es. Precisamente una cualidad que destacan de él es que es muy bueno en dejar que cada uno haga lo suyo. Pero el amplio margen de maniobra que da a sus empleados no impide que se involucre hasta el final. Su espíritu crítico le hace estar abierto a nuevas ideas, reconoce el talento y les deja el espacio necesario para desarrollarlo.

Para Tim Cook los principales valores de su empresa son las personas. Es fundamental extraer conclusiones en poco tiempo para animar a la gente que lo está haciendo bien y también ayudar a la que no lo está haciendo o, en el peor de los casos, cerciorarse de que necesitan estar en algún otro lugar.

Al contrario de lo que ocurría en la época de Steve Jobs, Cook apuesta por la visibilidad y el reconocimiento de sus empleados para retener el talento que ha llevado a la compañía a lo más alto del sector tecnológico. De la misma forma que un entrenador está feliz cuando sus jugadores estrella aparecen en los medios y son el centro de atención, Cook sabe poner el foco en el talento que mueve Apple.

La libertad, el reconocimiento y el talento son parte de una cultura de empresa en la que todos deben encajar. Líder y empleados necesitan caminar con el mismo rumbo para conseguir un objetivo común. En la filosofía empresarial inciden múltiples factores que van desde los horarios de los trabajadores hasta el espacio de trabajo que “no debería ser un lugar que no fomente la creatividad“.

Pero hay una frase que quizá sea la que mejor define la filosofía de Cook antes los fracasos y, en general, ante su liderazgo de la compañía: “veamos lo que podemos aprender de ello”. Es precisamente esta cualidad de ser capaz de ver en los errores nuevas oportunidades y de buscar más allá de lo evidente lo que ha convertido a Apple en un referente a nivel empresarial.

descarga-kiply-gratis

Imagen: Mike Deerkoski

follow us in feedly