El trabajo en equipo es complicado. No es fácil lidiar con las opiniones de todos y solemos cometer errores que influyen directamente en la productividad de nuestro equipo. En el blog de Wrike presentan los siete errores más comunes que cometemos. ¿Te sientes identificado?

1. Quedarse con la primera idea

Cuanto se trata de hacer una lluvia de ideas, los equipos suelen centrarse en las primeras que surgen y dejan de pensar en nuevas soluciones. Es más cómodo y más rápido, pero no es el objetivo.

Solución: No te conformes y no empieces a trabajar hasta que tengáis una visión global. En las primeras fases del trabajo debes estar abierto a todas las ideas y posibilidades.

2. No valorar todas las ideas por igual

A veces la mayoría del grupo se conforma con una idea a pesar de tener su propio punto de vista, ya sea por vagancia, por miedo a ser juzgado o por la presión del resto del grupo.

Solución: Todos son valiosos. No tengas miedo a aportar el tuyo y asegúrate de que todos los demás comparten sus ideas y opiniones antes de seguir con el trabajo.

3. Escurrir el bulto

Si yo no lo hago, alguien del equipo lo hará por mí. Hay mucha gente que pone menos esfuerzo en un trabajo en equipo del que pondría en una tarea individual. Así obliga a que otros miembros del equipo hagan esfuerzos extra y a que, por lo tanto se reduzca la productividad de todo el equipo.

Solución: Lo mejor es dividir el proyecto en tareas más pequeñas para que cada miembro del equipo puedan afrontarlas de forma individual y así asegurarse de que cada uno asume sus responsabilidades.

4. Conflictos sin solución

El trabajo en equipo implica diferencias de opinión y perspectivas que son fuente de conflictos. Aunque con una buena comunicación y diálogo suelen solucionarse, lo mejor es evitarlos.

Solución: Lo mejor es establecer objetivos concretos y ayudar a que cada uno comprenda su rol en el equipo para evitar malentendidos.

5. Todo lo que confirma mi opinión es lo mejor

Tenemos tendencia a aceptar la información que confirma nuestro punto de vista y a rechazar directamente la que nos contradice. Esto es un obstáculo importante para la toma de decisiones.

Solución: Cuestiónate todo aquello en lo que crees e intenta ver las cosas desde una perspectiva diferente.

6. Apoyo tu idea porque me caes bien

La forma en que percibimos a alguien afecta directamente a la forma en que interactuamos con él. Comentarios malinterpretados o una mala primera impresión pueden hacer que seas automáticamente más crítico con un compañero. Y al revés también. Cuando alguien que te cae bien comparte su opinión tienes mayor tendencia a estar de acuerdo.

Solución: Trata de ser objetivo y piensa en lo que es mejor para el equipo.

7. Yo lo sé todo

Solemos creer que solo nosotros sabemos lo que es bueno para el equipo y tomamos decisiones de forma subjetiva. No caigas en la trampa.

Solución: Busca nueva información y pruebas que apoyen cada idea y deja lo subjetivo a un lado. Quizá también aprendas algo por el camino.

¿Has cometido alguno de estos errores? Es el momento de que empieces a ponerles solución y a mejorar tu trabajo en equipo.

descarga-kiply-gratis

Imagen: Shockerz Lee

follow us in feedly