Para ser eficaces en nuestro día a día, hemos de ser organizados, y esto afecta también a nuestra área de trabajo. Un escritorio invadido por el caos y el desorden será una fuente continua de distracciones y nos hará perder tiempo a la hora de localizar los documentos o la información necesaria para ejecutar nuestras tareas.

A continuación te damos algunos consejos para organizar tu espacio de trabajo. Son válidos tanto si trabajas desde tu casa como si formas parte de una organización empresarial. Síguelos y verás como trabajas de manera más cómoda y eficiente.

1. Escritorio

Tu mesa de trabajo ha de ser cómoda y funcional. Lo primero es adecuar las dimensiones de tu escritorio a tus necesidades. No es lo mismo trabajar sólo con el ordenador la mayor parte del tiempo que tener que realizar trabajos de diseño o de dibujo, para los que necesitarás más espacio. Una mesa amplia donde el material de trabajo esté bien distribuido te facilitará mucho las cosas.

2. Almacenamiento

Un buen sistema  para organizar tus archivos. Te ayudará a evitar retrasos a la hora de buscar documentación. Procura tener a mano el material de uso diario y guarda todo lo demás en los cajones. Si te acostumbras a tener cada cosa en su sitio, las localizarás con rapidez y evitarás enfados y pérdidas de tiempo.

3. Asiento

Si está en tu mano, es importante que elijas un asiento cómodo, ya que pasarás muchas horas sentado en él. Una buena silla de trabajo ha de ser regulable y ergonómica, para permitir una posición correcta durante el desempeño de tus funciones. Siempre que puedas, opta por un asiento giratorio, con reposabrazos y reclinable. Tu espalda te lo agradecerá.

4. Orden y limpieza

Está comprobado que un espacio de trabajo limpio y ordenado fomenta la creatividad. Revísalo periódicamente y elimina o guarda todo lo que ya no necesites. También existen pequeños trucos que puedes emplear para conservar el orden. Por ejemplo, es mejor utilizar un cuaderno para anotar las tareas pendientes que invadir el espacio con infinidad de notas.

5. Iluminación

Tener una buena iluminación es primordial para evitar la fatiga visual. En la medida de lo posible, coloca tu escritorio al lado de una ventana de forma que la luz entrante no haga sombras mientras escribes. En cuanto a la iluminación artificial, lo más importante es que esté bien distribuida. Una buena alternativa son las lámparas de mesa articuladas, que permiten enfocar donde nos haga falta en cada momento.

6. Organiza tu ordenador

Es tu espacio de trabajo virtual y también ha de estar organizado. Mantén su escritorio limpio y utiliza accesos directos a programas y aplicaciones. Una buena gestión de carpetas y un fondo de pantalla relajante aumentarán tu efectividad.

7. Elementos decorativos

Tu zona de trabajo ha de ser agradable. Por eso, no dudes en crear un espacio en el que te sientas a gusto, colocando fotos, objetos decorativos o plantas, que contribuirán a hacer el entorno más cálido. Eso sí, sin pasarte. Recuerda que el objetivo es sentirte cómodo, pero evitando distracciones.

Pon en práctica estos sencillos consejos y mide con Kiply cómo aumenta tu rendimiento. Compara tus datos y sorpréndete.

descarga-kiply-gratis

follow us in feedly