Nuestra vida es mucho más fácil desde que los avances tecnológicos nos permiten monitorizar nuestro día a día. Existen numerosas aplicaciones que te permiten medir distintos aspectos de nuestra actividad que van desde la salud hasta la productividad, pasando por nuestro estado de ánimo o  nuestro humor. Pero estas aplicaciones no sólo te ayudan a registrar tu actividad, sino que capturan y analizan los datos para ayudarnos a mejorar día a día.

El desarrollo del self-tracking

El self-tracking no es algo nuevo. Tal y como hizo Stephen Wolfram, aunque probablemente en menor medida, todos hemos medido nuestra actividad, ya sea llevando un registro del dinero que gastamos cada mes o de el ejercicio que hacemos cada semana.

Pero la irrupción de los wearables ha hecho que todo este proceso de recogida de datos personales que antes hacíamos a mano sea ahora mucho más sencillo y automático. Aunque los dispositivos wearables nacieron a mediados de los años 70, desde que el prototipo del Quantimetric Self-Sensing fuese introducido en el mercado en 1996, se han experimentado rápidos avances en el sector.

El uso más extendido de estos dispositivos está relacionado con el ámbito de la salud. Las rutinas diarias de muchos médicos se han visto simplificadas porque permiten mantener controlados algunos indicadores de salud y enfermedades. Controlar síntomas como dolores de cabeza, calorías consumidas, respiración y patrones de sueño es ahora mucho más fácil. No debemos olvidar el fuerte componente social del Quantified-self. Compartir nuestros avances con lo demás  es un ingrediente fundamental para motivarnos y mejorar.

Pero el self-tracking está comenzando a utilizarse también en ambientes laborales para mejorar la productividad de los empleados. Muchas compañías están usando wearables y otros dispositivos para medir el rendimiento y mejorar la motivación y la productividad de los empleados. También son muchos los que, a título individual, utilizan una combinación de wearables, aplicaciones y gadgets para medir su actividad y mejorar la gestión de su tiempo a la vez que aumentan su productividad personal.

Perspectivas de futuro

Gary Wolf, editor de la revista Wired, sugiere que hay un incremento del autoconocimiento a través del self-tracking. Los datos proporcionados por este tipo de dispositivos y aplicaciones serán un importante negocio en el futuro. Esta información tendrá una gran relevancia para el mercado publicitario, así como para la promoción de productos y servicios.

Los datos pueden ser utilizados para hacer importantes avances en el campo de la medicina. En unos años, la gente utilizará sus datos de self-tracking para crear CVs biométricos que sean capaces de demostrar su adecuación a un determinado puesto de trabajo a través de los datos. Estas herramientas pueden ayudar a las empresas a tomar decisiones, a motivar al personal y a gestionar equipos, así como a gestionar el tiempo personal y colectivo de los trabajadores.

La mayoría de las aplicaciones se centran ahora en la creatividad y las emociones, midiéndola y quizá tratando de condicionarla. Pero lo que está claro es que tener un registro de los distintos aspectos de la vida diaria está al alcance de cualquier persona. En los últimos años, con extensión de los smartphones, el self-tracking ha dejado de ser una tendencia para convertirse en una costumbre asimilada cada día por más personas. Ya no tenemos excusa para no mejorar.

descarga-kiply-gratis

follow us in feedly