El ritmo de vida actual es cualquier cosa menos relajante. No es de extrañar que el estrés laboral sea la segunda causa de baja en la Unión Europea, y que cada año afecte a unos cuarenta millones de trabajadores. El coste total ronda los veinte mil millones de euros al año en gastos sanitarios, además por supuesto de todas las pérdidas derivadas de la merma en la productividad de los trabajadores. Así que, ¿a qué estás esperando para tomar medidas en tu empresa?

Y es que el estrés personal es cosa de cada uno, pero el laboral es cosa de todos. Por esto, debemos dejar de estigmatizarlo y comenzar a gestionarlo como cualquier otro riesgo para la salud y la seguridad en el trabajo.

Cambia la perspectiva

Tal y como explica la psicóloga Kelly McGonigal en esta Ted Talk, cuando se elige ver la respuesta al estrés como algo útil, se crea la biología del coraje. Y cuando decidimos relacionarnos con otras personas bajo estrés, podemos crear resiliencia. Lo que sucede es que el estrés es como todo en la vida: si creemos que es negativo, se convierte en nuestro peor enemigo; si le damos la vuelta y lo vemos como un aliado, puede jugar un papel muy positivo en nuestro trabajo.

Consejos prácticos para sobrevivir cuando estás saturado en el trabajo

Si no quieres que el estrés laboral te convierta en un trabajador quemado, prueba a poner en práctica estos consejos:

  • Escucha música energizante y relajante a partes iguales. Que la música tiene poderes es algo que hasta la ciencia reconoce. Para notar sus efectos, prueba a trabajar con música alegre y enérgica, y también dedica unos minutos al día a desconectar con música zen y sonidos relajantes.
  • Libera tensión muscular con ejercicios simples en la oficina. Para relajar los músculos, realiza ejercicios de estiramiento de cuello, hombros y cervicales cada hora aproximadamente. Además, aprovecha los viajes al baño y a la máquina de café para estirar brazos y piernas.
  • Relaja la vista regularmente. Para evitar que el ojo se acostumbre a enfocar únicamente a corta distancia, es recomendable fijar la vista en un punto lejano durante unos veinte segundos unas cuantas veces al día. Esto es más efectivo si se realiza a través de una ventana, aunque si no tenemos ninguna cerca, basta con apartar la vista del ordenador. También ayuda que cerremos los ojos un rato y nos masajeemos las sienes.
  • Tómate un descanso para relajar la mente y oxigenar el cerebro. En este post anterior te damos las claves para aprovechar al máximo tus descansos en el trabajo. No olvides nunca que realizar descansos de 10 minutos cada hora ayuda a maximizar nuestro rendimiento y por tanto nuestra productividad.
  • Haz ejercicio. Ya sea una actividad tan relajante como el yoga o una descarga de adrenalina como un deporte de riesgo, no dejes de hacer ejercicio.

Nuestros cuerpos están hechos para el movimiento, y no hay mejor manera que el deporte y el ejercicio físico para contrarrestar todas esas horas que pasamos sentados. Además, el deporte será tu mejor aliado contra el estrés laboral. Dale una oportunidad y lo comprobarás antes de lo que crees.

descarga-kiply-gratis

follow us in feedly