Gracias al Internet de las Cosas nuestra interconexión con los objetos y espacios que nos rodean es cada vez mayor. Los beacons ponen a nuestro servicio la tecnología más avanzada para que conozcamos mejor el entorno en el que vivimos e interaccionemos con él.

¿Qué es y cómo funciona un beacon?

Un beacon es un pequeño dispositivo del tamaño de una moneda de cincuenta céntimos. Emite una señal identificativa única a través de bluetooth con un alcance máximo de 50 metros.

Esta señal puede ser detectada y localizada por otro dispositivo rastreador como, por ejemplo, un smartphone que cuente con una aplicación rastreadora de señales. Se pueden configurar los valores de la señal para que, quien los detecte, acceda a un determinado contenido a través de la aplicación de su smartphone.

Aunque su funcionamiento es similar al de un GPS, la señal bluetooth de un beacon consume menos energía y funciona mucho mejor en lugares cerrados.

¿Para qué sirve?

Su uso más extendido es en el mundo del marketing. Por ejemplo, si tenemos instalada una aplicación rastreadora y el bluetooth de nuestro smartphone activado, al entrar en una tienda que cuente con un dispositivo beacon, el móvil nos proporcionará información adicional sobre ofertas y promociones de los distintos productos.

Los beacons también pueden utilizarse en el campo de la salud permitiendo nuevas formas de conexión entre pacientes y cuidadores. Es decir, un médico puede estar donde está su paciente, con la información que necesita y cuando la necesita.

Pero los beneficios de estos dispositivos van más allá. Un beacon puede utilizarse también en los espacios de trabajo para que la organización y los empleados trabajen de forma más eficiente y ahorrando costes. Permanece atento porque en sucesivos posts te explicaremos cómo.

descarga-kiply-gratis

Imagen: Jonathan Nalder

follow us in feedly