Cuando hablamos de productividad no hay reglas universales. Cada persona es distinta y, por lo tanto, también lo son sus hábitos y formas de trabajar. Dependiendo del organismo de cada uno, el estado de máxima concentración y productividad puede alcanzarse en distintos momentos del día.

Cuestión de horarios

Aunque suele pensarse que somos más productivos por las mañanas, en muchos casos esta creencia está provocada porque a esas horas nos vemos “obligados” a ser productivos. La gran mayoría de los horarios laborales requieren que rindamos por la mañana, que es cuando suele haber mayor volumen de trabajo.

Lo ideal es que podamos escuchar a nuestro cuerpo y adaptar nuestras rutinas de trabajo a él. Si eres freelance es probable que tengas la suerte de trabajar cuando tu organismo te lo pide. Pero la mayoría de los trabajos exigen cumplir unos horarios establecidos que no siempre coinciden con nuestros momentos de máxima productividad. Y es que aunque nuestro organismo nos diga que por las noches estamos mucho más concentrados, debemos adaptar nuestra rutina a las exigencias del horario de trabajo.

Sacar provecho a los datos

Conocerte a ti mismo y sacar el máximo rendimiento a tus hábitos de trabajo te ayudará a ser una persona más eficiente, pero también a bajar tu nivel de estrés. Suena bien, ¿no?

Gracias a Kiply podrás identificar en qué momentos del día eres más productivo para organizar tus jornadas laborales según tu concentración, tu productividad y tu motivación. Programa las tareas más importantes para las horas en las que eres más productivo y estás más concentrado. De esta forma, centrarás todas tus energías en lo que verdaderamente lo requiere y aprenderás a dosificar esfuerzos.

Si, por ejemplo, eres más productivo por las mañanas, programa para la primera parte de la jornada las tareas más complejas que requieran una mayor concentración y motivación. En cambio, deja para la tarde, cuando el cansancio ya empieza a hacer mella, las tareas que requieran menos esfuerzo como contestar correos o programar el trabajo del día siguiente.

Manos a la obra

Así que ya no tienes excusa para seguir posponiendo ese proyecto que llevas días evitando porque sabes todo el esfuerzo que requerirá. Detecta cuándo eres más productivo, pon todos los recursos que necesitas a tu disposición y ¡manos a la obra! Pronto te darás cuenta de que no sólo saber cómo, sino cuándo centrarte en unas tareas u otras, te ayudará a mejorar tu vida profesional y personal.

En los sucesivos informes de actividad semanal de Kiply podrás aprender más sobre tus hábitos para que puedas sacar el máximo partido a tu jornada laboral y mejores tu productividad personal.

descarga-kiply-gratis

follow us in feedly