Las empresas demandan un nuevo perfil de profesionales con habilidades transversales, creativos y empáticos. Son los profesionales T-shaped.

T-shaped skills

El término en inglés T-shaped skills surgió en 1991 de la mano de Bill Moggridge y, aunque en un principio hacía referencia a los programadores, hoy en día se ha extendido a todos los ámbitos. Podríamos resumirlo en una frase: saber mucho de unas cuantas cosas y saber poco de muchas cosas.

t-shaped skills

Las habilidades T-shaped se basan en un esquema en forma de T en el que la parte vertical hace referencia a los conocimientos específicos de una disciplina y la parte horizontal a las habilidades transversales que afectan a cualquier organización. Estas habilidades van desde la resolución de conflictos a la estrategia de negocio, pasando por la gestión de equipos, la comunicación o la creatividad.

Gestión de equipos e innovación

La combinación de las habilidades transversales con los conocimientos específicos facilita la adaptación a otras disciplinas y la interrelación de conocimientos. Esto permite a los profesionales T-shaped tener una visión global del trabajo y la organización, así como de las implicaciones de su disciplina para las otras áreas relacionadas con su trabajo.

Los profesionales con una experiencia más variada son capaces de comunicarse con más facilidad y empatía porque comprenden mejor el trabajo de los demás. Son curiosos y creativos, por lo que siguen formándose y aprendiendo a lo largo de toda su carrera para desarrollar nuevas soluciones e innovar.

Los trabajadores del futuro construirán sus carreras en un mundo global, interconectado y constantemente cambiante. Por eso, es fundamental que cuenten tanto con una formación específica como en habilidades transversales. Pues sólo así serán capaces de innovar, construir relaciones, investigar, ser creativos y fortalecer el liderazgo de las organizaciones.

descarga-kiply-gratis

Imagen: Brian Talbot, inusual

follow us in feedly