La productividad y los resultados que obtenemos con nuestro trabajo están condicionados por las tareas que elegimos hacer. Pero, admitámoslo, no somos objetivos a la hora de tomar decisiones. Y así lo demuestra el principio enunciado por Henri Laborit:

Preferimos hacer antes aquello que nos gusta, que resulta fácil, que podemos completar rápido y que sabemos hacer. 

Tenemos tendencia natural a seleccionar las tareas que implican menos esfuerzo. Por eso, muchas de las cosas que apuntas en tu lista se quedan sin tachar un día tras otro.

Divide y vencerás

En la mayoría de los casos, lo que nos hace huir es que vemos estas tareas como algo demasiado complejo. Esto es un grave problema porque, como señala Jerónimo Sánchez en su blog, “el verdadero valor de nuestro trabajo se suele esconder precisamente en esos emails o tareas que nos vamos saltando sistemáticamente durante días o semanas, que no son tan rápidas de hacer, ni tan fáciles, ni tienen una recompensa tan inmediata”.

Pero las tareas difíciles normalmente no lo son tanto. Nuestro cerebro interpreta como complejas las actividades que no están bien definidas. Así que la clave está en enfrentarse a ellas y descomponer cada tarea en otras más pequeñas que sean más fáciles de completar. Si tienes claro lo que tienes que hacer paso a paso, lo que en un principio parecía difícil pronto se convertirá en un reto fácilmente alcanzable.

Enfrentarse al principio de Laborit

No podemos elegir hacer siempre lo que nos gusta. Por mucho que tus tareas estén bien definidas, siempre habrá cosas de las que intentarás huir. En este caso, todo depende de ti y de tu voluntad para enfrentarte a lo que no te gusta. Una opción es combinar tareas menos atractivas con las que sí te gusta hacer. O, si lo prefieres, deja lo más difícil para primera hora del día cuando tienes más energía. Así podrás terminar la jornada haciendo algo que te gusta.

Es importante que tengas en cuenta tu energía y tu curva de productividad a lo largo del día. Conocerte a ti mismo (ritmo de trabajo, concentración, motivación, habilidades…) y a las demás leyes que afectan a tu productividad es la clave para saber cómo y cuándo puedes hacer frente a lo difícil.

descarga-kiply-gratis

Imagen: MindJournal

follow us in feedly