Han sido meses de grandes cambios en Kiply. A veces estamos tan enfrascados en el día a día que nos olvidamos de mirar las cosas con distancia. Y lo peor es que no solemos darnos cuenta de nuestros errores hasta que es demasiado tarde para evitarlos.

Pero, de vez en cuando, no viene mal que la realidad te pegue en las narices. En nuestro caso, lo hizo el pasado mes de febrero. Creímos que era el momento de lanzar la versión de pago de Kiply y empezar a cobrar por funcionalidades del programa que hasta entonces habían sido gratuitas. También creímos que los usuarios pagarían por utilizarlas. Pero no fue así: ninguno de ellos estaba dispuesto a pagar por Kiply. En otras palabras, no estábamos haciendo un producto realmente útil.

El mayor rediseño de los últimos dos años

Ante este panorama, ¿qué podíamos hacer? Desde luego, lamentarnos no entraba en nuestros planes. Así que decidimos invertir nuestro tiempo en diseñar el nuevo Kiply con la experiencia de quien ya se ha equivocado y ha aprendido de sus errores.

Eso es en lo que hemos estado trabajando durante este último mes. Hemos escuchado todos los comentarios y sugerencias de nuestros usuarios para crear un producto atractivo y, lo que es más importante, útil. Desde aquí, os damos las gracias a todos los que habéis dedicado una pequeña parte de vuestro tiempo a ayudarnos a mejorar.

¿Nos ayudas a diseñar el nuevo Kiply?

Pero queremos (y necesitamos) escuchar todavía más opiniones. Por eso, te pedimos que te unas al equipo y nos cuentes cuáles son tus verdaderas necesidades. Puedes escribir un comentario en este post, enviarnos un mail o contárnoslo a través de redes sociales. Cualquier medio es bueno para que nos cuentes qué problemas debería resolver el nuevo diseño de Kiply o qué funcionalidades te gustaría disfrutar. Tú propones y nosotros nos ponemos manos a la obra para hacerlo realidad.

Lo bueno de volver a empezar es que todo es posible 😉

follow us in feedly