Los beacons están siendo una revolución dentro del mundo del Internet de las cosas y el marketing. Antes, había carteles y avisos hasta en el último rincón de las tiendas anunciando marcas, novedades, ofertas, y cualquier otra información que quisieran transmitirnos. Pero parece que estamos llegando al fin de esa era. Han llegado los beacons y sin duda están aquí para quedarse.

En anteriores posts te explicábamos qué son y cómo funcionan en general, y cómo transformarán tu oficina en particularHoy nos centraremos en cómo su uso está cambiando por completo todas nuestras experiencias de compra.

La compra customizada con beacons

 

Después de las últimas navidades, todo apunta a que los beacons han pasado de la fase piloto y han despegado por fin. Las tiendas minoristas y las grandes superficies comerciales han visto en estos pequeños aparatitos low-cost a los aliados perfectos para revolucionar el mundo de las compras. Saben perfectamente que pasamos más tiempo con nuestro móvil que viendo la televisión, y que no vamos a ningún sitio sin él. Por esto, han empezado a ponerlos en estanterías o paredes para comunicarse con nuestros smartphones.

Y es que los beacons tienen numerosas utilidades dentro de una tienda: pueden mostrarnos mapas de los establecimientos; facilitar los servicios de pago; ofrecernos catálogos personalizados y descuentos basados en nuestra posición dentro del edificio; darnos comparativas de ingredientes y valores nutricionales, etc.

Por supuesto, el uso excesivo de los beacons, enviando continuos mensajes con ofertas y promociones a los clientes que se encuentran en la tienda o cerca de esta, puede ser visto como algo muy intrusivo. Una forma inteligente de utilizarlos es enviar un primer mensaje comunicando simplemente que, si entras en la tienda, podrás optar a diferentes descuentos y ofertas especiales (y pueden darte unos ejemplos). A partir de ahí, dependerá de ti aceptar o no. Si no aceptas, esa será toda tu interacción con sus beacons. Si aceptas, tendrás una experiencia de compra totalmente nueva, y quizás muy ventajosa para ti.

Dentro de esta tendencia de querer tener experiencias únicas e individuales, los comerciantes están afinando cada vez más sus campañas y la información que ofrecen a sus clientes. Como explica Maya Mikhailov, cofundadora de GPShopper, se puede hacer un uso óptimo de los beacons. Por ejemplo, si estamos eligiendo un producto de alimentación, podemos optar a recibir información sobre los ingredientes de distintas marcas e incluso recetas interesantes que podemos hacer con él.

 

Los beacons y sus infinitas posibilidades

 

Como ya habrás pensado, los beacons no solo son útiles para el comercio. Por ejemplo, los organizadores de eventos pueden emplearlos para comunicarse eficientemente sin necesidad de un GPS o de andar haciendo llamadas continuamente. Imagínate una convención con cientos de participantes que tienen que moverse por diferentes zonas de un recinto enorme, o un macroconcierto o una final de un campeonato importante para los que se han vendido miles de entradas. ¿A que se te ocurren decenas de usos para organizar a toda esa gente y, de paso, hacer alguna campaña promocional?

Como ves, los beacons pueden resultar muy útiles a la hora de mejorar diferentes experiencias e incluso para hacernos a todos más productivos y eficientes. Depende de ti si quieres interactuar con ellos y aprovechar las ventajas que pueden ofrecerte.

 
descarga-kiply-gratis

 

follow us in feedly