Hoy en día nadie duda ya del poder de los diseñadores. El impacto de sus obras no es sólo estético o funcional, sino que tiene efectos sobre el medioambiente. Por este motivo, los beneficios de sus productos y espacios pueden afectar también a las empresas y su modo de integrarse en el entorno.

Un espacio o un producto bien diseñados implican menor coste e impacto ambiental, y mayor eficiencia y productividad. Esto es aplicable también al diseño de las oficinas ecológicas, que es uno de los mayores retos actuales de las empresas.

Edificios verdes

En España, el encargado de certificar si un edificio es medioambientalmente responsable, rentable y saludable es el Consejo de la Construcción Verde de España (CCVE) o Spain Green Building Council por sus siglas en inglés.

Según éste, las empresas que incorporan en sus edificios criterios sostenibles, consiguen reducir gastos de hasta un 60% en su funcionamiento y mantenimiento. Además, son más sanos y respetuosos con el  medioambiente y con las personas que los ocupan.

Criterios a seguir en las oficinas ecológicas

Cuando estamos a gusto en un espacio, nuestra capacidad de concentración y productividad aumentan considerablemente.

Aunque nuestro edificio no tenga todavía el certificado medioambiental del CCVE, hay muchas medidas básicas que podemos adoptar para mejorar nuestro bienestar y con él la calidad de nuestro trabajo. Aquí tienes algunas muy fáciles de implementar:

  • Coloca plantas en la oficina para mejorar la productividad. Las plantas limpian el aire, nos resultan estéticamente agradables y ayudan a reducir el estrés. Tenlo en cuenta y añade un toque de color en tu oficina inteligente.
  • Decora para potenciar la relajación: los colores suaves, las formas redondeadas y los materiales naturales hacen que cualquier objeto y espacio nos den vibraciones positivas. Si diseñas tu oficina ecológica siguiendo estas premisas, harás que tus empleados y clientes no quieran abandonarla.
  • Fomenta el ahorro energético gracias a la compra de aparatos eléctricos, bombillas, etc, que posean una elevada eficiencia energética. Además, procura aprovechar toda la luz natural que te sea posible, y desconecta de la red general todos los dispositivos que no estén en funcionamiento.
  • Fíjate en las ecoetiquetas: comprueba que todos los elementos disponibles en tu oficina (mobiliario, papel, plásticos, material de oficina, etc.) posean ecoetiquetas oficiales. Además, puedes fijarte en que sean reciclados y reciclables, y así el círculo será perfecto.

No lo dudes, date una vuelta por tu oficina y comprueba su ‘cociente ecológico’. Con unos ajustes básicos mejorarás su eficiencia y con ella el bienestar y productividad de tus empleados.

descarga-kiply-gratis

follow us in feedly