Si te decimos el nombre de Stephen Wolfram quizá lo asocies con el software Mathematica o con Wolfram Alpha, la máquina de conocimiento computacional. Pero lo que quizá no sepas de él es que, además de ser una de las grandes figuras de la física y la ciencia, posee una de las mayores colecciones de datos del mundo. Durante años ha recopilado diversos datos sobre su actividad diaria: desde correos electrónicos enviados y llamadas de teléfono, hasta el número de pasos que da o las veces que teclea en su ordenador.

El análisis de estos datos o, como él lo denomina, personal analytics, le ha permitido extraer patrones sobre su actividad y conocer sus hábitos y rutinas diarias. Según el propio Wolfram explica en su blog, cuanto más implanta una rutina básica en su vida, mayor capacidad tiene para ser enérgico y espontáneo sobre lo intelectual y otros aspectos.

Lo que Wolfram ha venido haciendo desde hace más de veinte años habría sido mucho más fácil si dispusiese de la tecnología actual. No sólo podemos almacenar nuestros datos y hacer un seguimiento, sino que también podemos analizarlos y obtener feedback en tiempo real que hacen que mejorar sea cada vez más fácil. A todo esto se suma la creciente personalización de las aplicaciones y del análisis, propiciando una mejora a medida para cada usuario. ¿Se puede pedir más?

Este pionero del Quantified-self utilizó el que probablemente sea uno de los primeros wearables, el podómetro, para medir y analizar su actividad física. En la actualidad existen una gran variedad de dispositivos en el mercado que también nos permiten incorporar los datos sobre nuestra salud y rendimiento físico al análisis de nuestra actividad diaria porque la productividad lo abarca todo.

La revolución del personal analytics

El desarrollo del personal analytics nos dará “una nueva dimensión para experimentar nuestras vidas”. Esta práctica está empezando a popularizarse y pronto todos lo estaremos usando y preguntándonos por qué no lo hemos hecho antes. Los beneficios, en palabras del propio Wolfram, “será espectacular. Es como preguntarte cuánto dinero puedes ganar si haces un seguimiento de tu cartera de clientes en lugar de simplemente recordar vagamente qué inversiones has hecho”.

Pero el personal analytics no sólo transforma radicalmente nuestra vida personal, sino también la profesional. Aquellas empresas y organizaciones que sean capaces de extraer valor de los datos generados por sus trabajadores a través del análisis e interpretación de los mismos, obtendrán una gran ventaja competitiva con respecto a sus competidores.

Atrévete a probar la filosofía de la mejora continua y el aprendizaje sobre uno mismo. Y que mejor que hacerlo con Kiply. Quizá Stephen Wolfram también se apunte 😉

descarga-kiply-gratis

Imágenes: Steve Jurvetson

follow us in feedly