Una buena gestión de equipos resulta clave a la hora de fortalecer una organización. De entre las posibles herramientas que podemos usar para conseguir grupos eficaces destaca el empowerment o empoderamiento.

Esta técnica se basa en conceder autoridad a los diversos equipos de trabajo de una empresa para que puedan tomar decisiones y ejecutar tareas sin necesidad de aprobación previa por parte de sus superiores. Esta autonomía rompe con el esquema tradicional de un jefe controlador, convirtiéndose así en un superior que motiva, estimula y reconoce los logros obtenidos por el grupo.

¿Cómo aplico el empowerment?

La idea que subyace en esta técnica es que son los trabajadores que están más cerca de un problema los que mejor lo conocen y, en consecuencia, los más capacitados para buscar la mejor solución posible.

Proporcionándoles la información necesaria, como las tareas y responsabilidades individuales o una clara exposición de los objetivos programados, cada miembro del equipo tendrá autonomía para resolver con eficacia cada reto planteado.

Lógicamente, para afrontar estas tareas con garantías, el trabajador ha de disponer de los recursos necesarios en cada momento, incluida su propia formación específica. También es muy importante establecer canales de comunicación directa para que el equipo sepa si va por buen camino y pueda resolver cualquier duda puntual. Esta retroalimentación dará confianza al grupo y evitará errores a tiempo.

Por último, es imprescindible reconocer los avances y los logros del equipo, ya sea con recompensas tangibles o con otro tipo de estímulos. Es una manera de fomentar la innovación y la creatividad, que tendrá como consecuencia un aumento de su motivación. Y si los resultados no son tan buenos como se esperaba, habrá que analizar los fallos y proponer soluciones para el futuro.

Ventajas para la gestión de equipos

Los beneficios de este tipo de gestión son claros. Por una parte, la autonomía individual implica una menor pérdida de tiempo en consultas o esperas de aprobación por parte de los superiores. Se establece un refuerzo positivo en cada uno de los componentes de la empresa, que se ven más valorados, lo que se traduce en un mayor esfuerzo y dedicación.

Se aprovechan al máximo los conocimientos y las habilidades de cada componente, apoyando la adquisición de nuevas responsabilidades. Asimismo, al darles un mayor reconocimiento, los trabajadores se sienten más útiles y están más motivados, lo que hace que su compromiso con la empresa sea mayor.

Todo ello tendrá su reflejo a corto plazo en otros planos, como un incremento en la productividad, mejoras en la satisfacción de los clientes y un aumento general de la calidad de servicio.

En Kiply podemos ayudarte a poner en marcha estas y otras estrategias. Con un software único en el mercado podrás mejorar tu gestión de equipos de forma personalizada, sencilla y divertida. ¿Te apetece probar? Descarga Kiply gratuito y empieza a mejorar desde el primer momento.

descarga-kiply-gratis

follow us in feedly