Las entrevistas de trabajo convencionales han llegado a su fin. Destacar tus aspectos positivos, decir las tres cosas que menos te gustan de ti o explicar tu experiencia profesional son metodologías obsoletas para la selección de personal. La gamificación ha llegado ha la selección de personal.

La utilización de dinámicas y mecánicas propias de los juegos se está introduciendo en ámbitos muy diversos: desde el marketing a la educación, pasando por los eventos. El entorno laboral y, más concretamente la captación de talento, no podían ser menos.

El gran reto de las organizaciones

Como ya explicamos en otro post, reclutar y retener talento es uno de los grandes retos de cualquier organización. Por una parte, la gamificación puede ayudar a los responsables de Recursos Humanos a ver cómo responde cada candidato a una situación real y descubrir cualidades que de otra forma quizá no hubiesen advertido.

Por otra, enfrentarse a estos contextos reales permite a los candidatos poner en práctica y demostrar sus conocimientos, su inteligencia y sus habilidades resolviendo situaciones específicas. Lo que demuestren puede ser la pieza clave para su selección.

Gamificación para reclutar talento

En el blog de LaBrandon explican algunos de los beneficios de implantar la gamificación en los procesos de selección para así asegurarse de que se recluta el mejor talento. En él también puedes ver alguno ejemplos de empresas que ya se han apuntado a la gamificación para seleccionar a su personal.

  1. Conocer mejor cada perfil. Identificar las características y fortalezas de cada candidato, no sólo para seleccionar el mejor talento, sino también para comprobar la función en la que mejor encajaría dentro de la empresa.
  2. Creatividad y colaboración. La gamificación puede ponerse en práctica tanto de forma individual como en grupo para que los aspirantes demuestren su capacidad de trabajo en equipo y los roles a los que mejor se adaptan dentro de éstos.
  3. Motivación. Los candidatos estarán más motivados y darán lo mejor de sí mismos.
  4. Imagen de marca. Los procesos de selección de una empresa son una muestra de su innovación y compromiso con los trabajadores.
  5. Renovar el proceso formativo y el desarrollo personal. La gamificación permite también que los candidatos asimilen conocimientos y desarrollen nuevas funciones; además de permitirles conocer de primera mano el puesto en el que aspiran trabajar.

¿Y qué pasa con las empresas pequeñas?

Somos conscientes de que diseñar un videojuego para contratar personal no está al alcance de la mayoría. Pero sí puedes hacer que el proceso sea mucho más divertido y dinámico. Podrías empezar por dejar de lado las típicas preguntas de cualquier entrevista en las que, reconozcámoslo, tendemos a maquillar la verdad. También puedes plantear un caso práctico o un ejercicio. Deja volar tu imaginación, pero ten siempre en cuenta las necesidades del puesto.

Por ejemplo, a través de un sencillo juego puedes saber qué tipo de personalidad tiene un candidato. Dependiendo de la forma en la que interactúe con una dinámica de juego sabrás qué tipo de jugador es y, por lo tanto, la forma que tiene de enfrentarse a los retos. Esto es especialmente útil para los casos en que haya que trabajar en equipo.

descarga-kiply-gratis

Imagen: Dean Hochman

follow us in feedly