Imagina que quieres recoger a tus hijos en el colegio, pero tu horario laboral te impide llegar a tiempo. O imagina que tienes uno de esos días malos en los que nada sale como debería y lo único que quieres es marcharte a casa, pero tienes que calentar la silla hasta que llegue tu hora de salir.

Ahora imagina que puedes elegir tu jornada laboral y gestionar tu trabajo de cada día como mejor te convenga para encontrar un equilibrio entre tu vida laboral y personal. ¿A que suena bien? Pues se llama flexiworking y ha llegado para hacernos el trabajo (y la vida) más fáciles.

¿Qué es el flexiworking?

El flexiworking es una nueva forma de trabajar en la que cada empleado puede gestionar su horario y su trabajo según sus necesidades. Es, en definitiva, una apuesta por formas de trabajar más sencillas, eficientes y flexibles.

 

 

La jornada flexible implica que los empleados elijan qué horarios y lugares de trabajo se adaptan mejor a sus necesidades. Las empresas dictan una serie de parámetros de flexibilidad y ellos deciden cómo quieren gestionar esas horas.

En este aspecto hay dos tendencias distintas. En algunas empresas se establece flexibilidad en los horarios de entrada y salida, pero hay unas horas en las que todos los empleados coinciden en la oficina para celebrar, por ejemplo, celebrar reuniones.  En otras, en cambio, la libertad es total y los empleados pueden ir a la oficina o trabajar desde casa cuando ellos decidan.

Con este método de trabajo, el rendimiento de los empleados se mide por objetivos alcanzados. ¿Qué importa cómo y cuándo trabajes si finalmente cumples con todos tus deberes?

Horarios laborales en España

La cultura laboral en la que nos integramos está fuertemente influenciada por el presentismo. Es decir, se considera que aquellas personas que pasan más tiempo en la oficina, independientemente de su productividad, son las más eficientes y, por lo tanto, las que mayor reconocimiento reciben.

Pero está demostrado que calentar la silla no es productivo y que estos hábitos de trabajo no hacen más que perjudicar la conciliación, el compromiso y la motivación de los empleados, a la vez que reducen la productividad de la organización. Del presentismo se derivan también las altas tasas de absentismo laboral y las consiguientes pérdidas que éstas generan.

En otros países europeos la cosa cambia. En Reino Unido, por ejemplo, el 95% de las empresas aplican el flexiworking. Pero también es cierto que estos países cuentan con otro tipo de políticas gubernamentales que apoyan medidas de esta clase. Incluso ponen a disposición de empresas y trabajadores guías para conozcan los pasos a seguir para adaptarse al flexiworking.

Beneficios para los empleados

El flexiworking no funciona para todos los trabajos. Por ejemplo, un dependiente de una tienda tendrá que adaptarse a los horarios de sus clientes, pero un diseñador, un programador o un redactor podrán adaptar su horario a sus necesidades.

Pero, ¿todos somos capaces de autogestionarnos? Para poder adaptarse al flexiworking es necesario que los empleados sean responsables, pero también que las empresas confíen en las capacidades y el talento de sus equipos. Para gestionar su propio trabajo, los empleados deben tener una gran capacidad de organización y ser capaces de gestionar muy bien su tiempo. Por eso, deben contar con tecnologías, hábitos de trabajo y formación que les permitan dar lo mejor de sí mismos.

Evaluar a cada empleado por sus logros y por los objetivos cumplidos en lugar de por las horas que pasan en la oficina permite establecer una meritocracia. Importa lo que produces, no cómo ni cuándo, y por eso es más fácil la evaluación basada en el verdadero rendimiento de cada empleado.

Además, con las jornadas flexibles se facilita la conciliación y el equilibrio entre vida laboral y personal. Y si un empleado está contento, esto repercutirá directamente en la productividad de la empresa. Pero no sólo eso. También lo hará en su compromiso y en su motivación a la hora de afrontar el trabajo.

Beneficios para las empresas

Según un informe del IESE sobre los Efectos de la conciliación en el compromiso, la satisfacción y el salario emocional, los entornos laborales enriquecedores multiplican por cuatro el compromiso de los empleados con la organización para la que trabajan. De hecho, un empleado comprometido y motivado gracias al flexiworking aumenta la productividad de la empresa y el ahorro de costes más de un 20%.

Aunque empresas como Banco Santander, Iberdrola o BBVA ya se han apuntado a mejorar el salario emocional de sus empleados, sólo un 13% de las empresas españolas aplica el flexiworking en su plantilla. ¿Te animas a ser el siguiente?

Kiply y el flexiworking

El concepto del flexiworking se apoya en las nuevas tecnologías que facilitan el teletrabajo y la gestión de equipos en cualquier momento y desde cualquier lugar sin necesidad de que los empleados estén presentes en la oficina.

Ya no trabajamos solo cuando estamos sentados frente al ordenador. También lo hacemos desde nuestro smartphone o desde nuestra tablet. Tener herramientas que nos permitan conocer el uso que hacemos de estos dispositivos y, por lo tanto, cómo y a qué dedicamos el tiempo mientras trabajamos nos ayudará a ser profesionales mucho más eficientes.

Con Kiply puedes saber cuánto tiempo dedicas a cada proyecto o tarea, ver la evolución de tu equipo, aprender y mejorar de forma divertida. Y lo mejor es que puedes hacerlo desde cualquier lugar. Descarga Kiply gratuito y aprende a mejorar tu vida profesional y personal con seguridad. Y si tienes una empresa ponte en contacto con nosotros para solicitar la nueva versión. Mejorar tu productividad personal y la de tus empleados nunca fue tan fácil.

descarga-kiply-gratis

Imagen: 泰德

follow us in feedly