Puede que el concepto experiencia de usuario no te suene mucho, pero sabes lo que es mejor de lo que crees. Cada día utilizamos infinidad de productos y servicios que parece que lo hacen todo más fácil. En cambio, hay otros que a priori son menos complejos, pero que requieren que hagamos un gran esfuerzo a la hora de utilizarlos. ¿La diferencia? La experiencia de usuario.

La experiencia de usuario no abarca sólo el diseño de nuestra página web o de una aplicación. Lo cierto es que implica cualquier proceso en el que el usuario interaccione con nuestro producto o servicio, ya sea una web, un proceso de descarga o la baja de un usuario.

Pensar en el usuario y su contexto

Hay un aspecto fundamental de la experiencia de usuario en torno al que giran todos los demás: al usuario no le gusta que le hagan pensar. Queremos que las cosas sean fáciles y esforzarnos lo menos posible al utilizarlas.

experiencia de usuario

Hacer las cosas sencillas para el usuario, comprender loque quiere y entender cómo interactuará es más difícil de lo que parece. Es ahí donde entra en juego el papel de los diseñadores, que utilizan el diseño centrado en el usuario para hacer su experiencia lo más intuitiva posible.

¿De qué nos sirve un diseño de producto espectacular si no tenemos en cuenta la experiencia de usuario? La respuesta es clara, no sirve para nada. Puede que en un primer momento llame la atención, pero pronto los usuarios dejarán de utilizarlo porque la usabilidad del producto es la que determinará en gran medida su éxito.

descarga-kiply-gratis

Imagen: Matthew Martin

follow us in feedly