En un artículo publicado en la HBR, Michael Schrage analiza uno de los cambios más importantes que ha vivido el mercado laboral en los últimos años: el crecimiento del trabajo temporal. Sólo en Estados Unidos, el trabajo temporal y a tiempo parcial ha aumentado un 50% desde el inicio de la crisis financiera.

Una nueva forma de trabajar

Se está produciendo un cambio estructural en la forma en que empresas y trabajadores se relacionan. “La actual reestructuración de los mercados hace que el trabajo temporal o a tiempo parcial más atractivo para más organizaciones”. Ya no necesitan trabajadores a tiempo completo, sino que buscan perfiles que les ayuden a conseguir objetivos en un período más corto de tiempo.

Ha cambiado la forma en la que se aprovechan el conocimiento y las habilidades dentro de las empresas. Tienen mayor flexibilidad y seleccionan personal con habilidades específicas que les ayuden a llegar a las metas fijadas. “Para la mayoría de las organizaciones la gente es el medio para llegar a un fin” y, por eso, no contratan empleados, sino creación de valor.

Tecnología y trabajo temporal

La tecnología hace que los mercados de trabajo temporal y a tiempo parcial sean más eficientes y efectivos. La forma de trabajar se basa en proyectos y colaboraciones temporales que facilitan una relación laboral más rápida, barata y fácil. La tecnología no sólo facilita la automatización y la innovación, también hace posible revisar, rediseñar y gestionar los trabajos de forma cómoda y dinámica. Los trabajadores internos y externos pueden colaborar de la misma forma en que lo harían si estuviesen en despachos contiguos.

No todo son ventajas

Schrage señala una ironía que se produce en este contexto laboral: “maximizar el valor del trabajo a tiempo parcial se ha convertido en un trabajo a tiempo completo”. Conseguir que los empleados temporales estén comprometidos con la organización no es una tarea fácil. De la misma forma que estos empleados no trabajan a tiempo completo, tampoco tienen un compromiso a tiempo completo. Cada vez más, el compromiso está en no estar comprometido.

El autoempleo puede tener efectos muy positivos si los trabajadores están dispuestos a adaptarse, invertir en ellos mismos y aprender. Pero el problema surge cuando las empresas deben invertir en la formación de trabajadores que no se dedican a tiempo completo a su organización. A todo esto hay que sumar también la precariedad que puede desencadenar este nuevo modelo para los profesionales.

Perspectivas de futuro

A pesar de estos inconvenientes, Michael Schrage apuesta por el asentamiento de esta nueva forma de entender el trabajo. Las relaciones entre empresa y trabajador tal y como las conocíamos están desapareciendo, para dar paso a un nuevo modelo caracterizado por la flexibilidad y la movilidad. Ser autónomo o freelance es el futuro del mercado laboral. Y aquel que sea capaz de trabajar en varios proyectos a la vez, que gestione su tiempo de forma eficiente será el que tenga la clave del éxito.

Kiply permite aprender a mejorar la vida profesional y aumentar la productividad personal de cualquier profesional independientemente del sector en el que trabaje. Con un simple click gestionar tu tiempo será tan fácil como encender el ordenador.

descarga-kiply-gratis

Imagen: Flazingo Photos

follow us in feedly