El boom del movimiento Quantified-self ha afectado a muchos aspectos de nuestra vida. Tenemos la capacidad de medirlo casi todo y de reducir nuestra a vida a datos que representan nuestro comportamiento. El ámbito laboral no se podía quedar al margen, así que cada vez son más las empresas que se apuntan al QS para fomentar el compromiso de los empleados y mejorar su rendimiento y productividad.

En “From the Quantified-self to the Quantified Workplace”, Jacob Morgan analiza cómo la tecnología ha cambiado la forma en que trabajamos y su influencia en variables que rigen la satisfacción y el compromiso de los profesionales.

El Quantified-self llega al trabajo

De la misma forma que podemos cuantificar los kilómetros que corremos y superarnos cada día, ¿por qué no hacer lo mismo en nuestro trabajo? Aplicar los conceptos del Quantified-self al ámbito laboral nos ayuda a tener una mejor comprensión de cómo trabajamos y, por lo tanto, a mejorar y superarnos día a día.

Estos beneficios se hacen más evidentes cuando hablamos de trabajadores de la información que pasan la mayor parte de su tiempo en el trabajo utilizando dispositivos electrónicos como PC, smartphones o tablets.

Los wearables y sensores juegan un papel muy importante en la cuantificación de distintos parámetros de nuestro trabajo de forma automática. Gracias a ellos podemos medir los objetivos que nos marcamos y saber cuándo somos más productivos.

Con el QS podemos establecer nuestros objetivos, medir y hacer un seguimiento de nuestro progreso para mejorar y aprender sobre nosotros mismos. Además, la posibilidad de compartir nuestros datos con otros compañeros aporta la transparencia necesaria para el verdadero reconocimiento y la meritocracia.

No debe perderse nunca el fin última de la cuantificación: aprender sobre nosotros mismos para ser mejores. No se trata de medir por el simple hecho de medir, la mejora continua es la que debe guiar la aplicación que hacemos del Quantified-self a nuestro trabajo.

En definitiva, se trata de aprender sobre nosotros mismos con garantías de seguridad y privacidad. Por eso, cada vez son más las empresas que se apuntan al Quantified-self para incentivar el bienestar y la mejora continua de sus empleados y, por lo tanto, la prosperidad de la empresa.

descarga-kiply-gratis

 Imagen: Seattle Municipal Archives

follow us in feedly