Estamos en la era del Big Data. La digitalización de los datos trae consigo grandes oportunidades para quienes sena capaces de convertirlos en información útil. Siglos y siglos de experiencias, conocimiento, diferencias culturales, cambios sociales, etc., digitalizados en aras del progreso humano. Las posibilidades son infinitas, y el éxito lo lograrán los que sean capaces de gestionar y tratar esos datos de un modo no sólo innovador sino acertado.

Por esto mismo, los Departamentos de Recursos Humanos de las grandes empresas han dado un giro de 180º.  Ya no buscan sólo profesionales especializados en áreas como ingeniería, programación o dirección de empresas, sino que han puesto su atención sobre los humanistas. Empresas como Google han anunciado que en los próximos años contratarán a licenciados en áreas tan alejadas de los negocios hasta ahora como la Historia, la Arqueología o la Literatura.

Los nuevos humanistas

Como en cualquier otra área, el Humanismo y las Letras no escapan a la eterna máxima de Renovarse o morir. Después de muchas décadas de desprestigio de estas especialidades del saber, ha llegado de nuevo el momento de los estudiosos humanistas. Eso sí, con unos ajustes:

  • Necesitan conocimientos básicos de programación;
  • Deben poseer una extraordinaria capacidad analítica para poder organizar gran cantidad de datos y extraer de ellos la información que pueda resultar útil a su empresa;
  • Tienen que ser capaces de reconocer patrones y trabajar sobre ellos.

El futuro del Big Data

Aunque nadie puede predecir dónde está el techo del Big Data y sus múltiples aplicaciones, lo que sí es seguro es que es un concepto que está aquí para quedarse. Como dice Chris Anderson, editor jefe de la revista Wired, en su artículo ‘El fin de la teoría: el diluvio de Datos convierte al método científico en obsoleto’: “La ingente cantidad de datos disponibles actualmente, junto con las herramientas estadísticas para desentrañarlos, ofrece todo un nuevo modo de entender el mundo. La correlación sustituye a la causalidad, y la ciencia puede avanzar incluso sin modelos coherentes, teorías unificadas o explicación mecánica alguna en absoluto.”

Así, aquellos profesionales capaces de ver esa ‘correlación’ en todos esos datos y organizarlos desde una nueva perspectiva serán algunos de los talentos más demandados por los departamentos de Recursos Humanos.

Por último… ¡no olvidemos el principio! El valor de las conclusiones extraídas dependerá siempre de la calidad de los datos que tomemos al comenzar. Saber cuáles hay que analizar para tomar las decisiones correctas es fundamental.

No lo olvides: en lo que a Big Data se refiere, una buena selección inicial es siempre la clave del mejor resultado final.

 

descarga-kiply-gratis

follow us in feedly