Pasar de una actividad a otra constantemente hace que perdamos más tiempo del que parece. Por eso, lo mejor es dividir tus actividades en lotes para estar más concentrado y realizarlas con mayor facilidad. Dedicarte a una única tarea como, por ejemplo, contestar correos electrónicos, te permitirá trabajar más rápido y ser mucho más eficiente.

Horarios fijos para cada tarea

Una opción muy práctica es dividir tu jornada en lotes de tareas. Por ejemplo, podrás destinar una hora al día, de 09:00 a 10:00, exclusivamente a realizar llamadas. Así evitarás perder el tiempo consultando en correo cada poco tiempo o respondiendo cada nuevo mensaje que llegue a tu bandeja de entrada. En ese período no realizarás ninguna otra actividad, así que evitarás distracciones y centrarás toda tu atención en un conjunto de tareas específicas.

Con este sencillo truco no sólo estarás más concentrado, sino que te ayudará a desenvolver cada actividad de manera más mecánica y, por lo tanto, más rápida. ¿El resultado? Mayor eficiencia.

Conócete y planifica según tus hábitos

Conocer cómo gestionas tu tiempo en el día a día es fundamental para que puedas establecer un horario y una rutina de trabajo. Gracias a tu informe de Kiply puedes analizar tu actividad y planificar tu día a día según tus datos. Por ejemplo, si dedicas gran parte del día al correo electrónico o si tu trabajo depende mucho de él, quizá necesites destinar dos horas al día a contestar correos.

Márcate objetivos semanales y verás como, en cuanto pongas en práctica nuestro consejo, enseguida comprobarás que aumenta tu eficiencia. Al principio puede resultar difícil centrarte sólo en una tarea y evitar todas las distracciones que hay a tu alrededor, pero pronto notarás que lo haces todo más rápido, mejorando tu eficiencia y, por lo tanto, tu productividad personal.

descarga-kiply-gratis

follow us in feedly