A medida que la tecnología evoluciona y desarrolla nuevos dispositivos con sus correspondientes capacidades y limitaciones, los retos a los que se enfrentan los diseñadores web también cambian.

La forma en la que navegamos por Internet ha cambiado desde la llegada de los smartphones. De hecho, se estima que el 50% del tráfico web procede de estos dispositivos móviles. De la mano de la web móvil nace el diseño responsive para dar respuesta a la necesidad de que el contenido se adapte al dispositivo a través del que se consume.

Tras la revolución que supuso la web móvil para el diseño, ahora los diseñadores se enfrentan a un nuevo reto: los wearables. Cuando hablamos de este tipo de dispositivos pocas veces pensamos en el diseño y en cómo la características de los mismos influyen en el contenido al que accedemos. En un artículo reciente Benjie Moss reflexiona sobre este nuevo reto para el diseño web.

El reto de los wearables

Tomando como referencia el Apple Watch, Benjie Moss pone en evidencia una de las principales deficiencias de los wearables: la falta de un buscador web. La imposibilidad de visualizar grandes cantidades de contenido debido al tamaño reducido de estos dispositivos merma considerablemente los beneficios que pueden aportar a los usuarios.

Las webs están estrechamente ligadas a nuestras vidas y a nuestro uso diario de Ineternet. Unas pocas líneas en una pantalla no pueden satisfacer la demanda de unos consumidores acostumbrados a la multitud de funcionalidades que ofrecen otros dispositivos de mayor tamaño como smartphones o tablets.

Tal y como señala Moss, el principal problema deriva del tamaño de los dispositivos “no podemos hacer los dispositivos más grandes porque dejarían de ser fáciles de llevar y no podemos hacerlos más pequeños porque sino sería imposible manejarlos”. La realidad es que la web tal y como la conocemos hasta ahora no funciona en una pantalla del tamaño de un sello.

¿Hacia donde se dirige el diseño?

Para Moss, tarde o temprano, los fabricantes de wearables se darán cuenta de que poner a disposición de los usuarios la web al completo es una necesidad prioritaria para su verdadera utilidad.

El futuro pasa por rediseñar la web para los wearables. La clave está en cómo ser capaces de presentar grandes cantidades de contenido. La respuesta para muchos diseñadores está en el audio, que conseguirá dar forma a lo que ellos llaman “wearable web”. Esto pasa por dejar a un lado el mobile-first y adoptar un acercamiento audio-first.

En definitiva, el futuro del diseño responsive está en que el contenido sea accesible e independiente de la pantalla utilizada. Sólo es necesario encontrar la forma de hacerlo.

descarga-kiply-gratis

follow us in feedly