Presentas una nueva idea o proyecto ante tus compañeros de trabajo. Pero tus esperanzas de que te saquen en volandas de la sala de reuniones se esfuman en el mismo momento en que alguien pronuncia el tan temido “pero”. A nadie le gusta que cuestionen sus ideas, pero siempre hay alguien que lo hace.

¿Crees que ese compañero quiere sabotearte buscando inconvenientes donde no los hay? Estás equivocado. Ese compañero es el punto de vista que le faltaba a tu proyecto. La gente que discrepa contigo es precisamente la que puede ayudarte a hacer mejor las cosas.

Discrepar para mejorar

No hay duda de que es más fácil rodearnos de gente que piensa de la misma forma que nosotros. Pero también es menos constructivo. Cuanta menos gente discrepe contigo menos retos tendrás que afrontar para ver tus ideas desde distintos puntos de vista.

Como dicen en Lifehacker, el feedback constructivo es una parte esencial de la innovación. Que un equipo tenga la libertad de expresarse libremente puede dar lugar a ideas muy valiosas. Pero esta libertad tiene que aplicarse tanto a la hora de expresar el punto de vista de cada uno como a la hora de aceptar que nuestras ideas no siempre son las mejores.

Aprende a escuchar y a opinar

No solo tienes que saber aceptar las críticas, también debes saber plantearlas a los demás. En este post te explicamos cómo hacer críticas constructivas y conseguir que te escuchen. Lo importante es aprender a estar cómodo con la gente que está en desacuerdo contigo. Mantenerlos cerca te ayudará a hacer mejor tu trabajo y a ver las cosas de forma diferente.

Así que la próxima vez que un compañero empiece con un “pero” préstale atención porque su punto de vista puede ser la pieza que le falta a tu proyecto para ser genial.

descarga-kiply-gratis

Imagen: 드림포유

follow us in feedly