En nuestra frenética vida diaria vamos todo el día de acá para allá enfrascados en multitud de tareas. Así que corremos el riesgo de que nuestra gestión del tiempo se convierta en un desastre que sólo desemboque en más estrés. Para ayudarnos a poner un poco de orden en nuestro caos diario existen una serie de métodos de los que podemos aprender.

Quizá el más conocido de estos métodos de gestión del tiempo sea el llamado GTD (del inglés Getting Things Done), ideado por David Allen. En su libro homónimo, traducido en España como Organízate con eficacia, propone cinco sencillos pasos que nos ayudarán a tener más tiempo para nosotros mismos:

  1. Recopila: Haz un resumen de todas tus tareas pendientes (tanto las que debas realizar o recordar como de las que necesiten seguimiento) y anótalas en un mismo sitio (un cuaderno, una aplicación informática, un «cubo» en palabras de Allen) que revisarás cada semana. El objetivo es liberar tu mente de todo el estrés que supone estar siempre alerta para que no se te pase nada.
  2. Procesa: Evalúa tareas y toma las decisiones adecuadas. Si la puedes llevar a cabo en menos de dos minutos, hazla en el momento. Si puede ser realizada por otro, delega. Y si estimas que no es prioritaria o que en otro momento del día puedes realizarla más eficazmente, posponla. En cualquier caso, no hagas más de una tarea a la vez.
  3. Organiza: Ordena las tareas según su importancia. Distingue entre acciones próximas (las prioritarias), proyectos, actividades en espera y tareas que quizá podrías hacer (o no).
  4. Revisa: Tus listas de acciones deben ser revisadas al menos una vez al día y si alguna de las tareas ha experimentado variaciones, vuélvela a situar en el lugar adecuado atendiendo a su prioridad.
  5. Haz: Una vez que tengas clara la tarea principal, lánzate a realizarla.

pomodoro

Otra técnica eficaz para gestionar nuestro tiempo es la de Pomodoro (tomate en italiano). Para ello, utilizaremos un reloj avisador de cocina (sí, de esos con forma de hortaliza, de ahí su nombre) programado siempre en periodos de 25 minutos. Una vez elegida la tarea que quieras realizar, pon en marcha el pomodoro y dedícate a ella sin interrupción hasta que suene el avisador. En ese momento haz una pausa de 5 minutos, tras los cuales vuelve a programar el reloj y reinicia el ciclo. Cada cuatro pomodoros puedes tomarte un descanso más largo (habitualmente 15 minutos). El objetivo es eliminar interrupciones y exprimir al máximo tu tiempo de trabajo.

En Kiply creemos en tus capacidades y te ayudamos a desarrollarlas mediante un aprendizaje sencillo, práctico y divertido para que puedas aumentar tu productividad personal desde el primer momento. En poco tiempo comprobarás que tu calidad de vida aumenta y cómo el estrés se va transformando en un recuerdo del pasado.

descarga-kiply-gratis

Imágenes: photosteve101 Luca Mascaro

follow us in feedly