Los recursos humanos siempre han sido un elemento clave para el funcionamiento y el crecimiento de las grandes potencias económicas. Si bien siempre han tenido importancia, en los últimos años han adquirido una especial relevancia y han sido objeto de atención no sólo por parte de los profesionales del sector, sino también por el mundo de los negocios en general. Y es que han reparado en que la motivación y la satisfacción de los trabajadores son las principales fuentes de su productividad.

¿Por qué coaching?

De vez en cuando todos necesitamos una mano que nos ayude y nos guíe, ya sea en nuestro trabajo, con la familia o en cualquier otro aspecto de nuestra vida social. Como empresa, es necesario proporcionar a los empleados las herramientas necesarias para conseguir sus objetivos, guiando y motivando a los equipos de forma que todos se trabajen para conseguir una meta común.

El coaching permite acompañar, instruir y entrenar a una persona o equipo para conseguir una meta o desarrollar determinadas habilidades específicas aprendiendo de sí mismos. Es decir, busca el camino más eficaz para alcanzar unos determinados objetivos usando siempre los recursos y habilidades de cada individuo.

Coaching y tecnología

En el mundo actual, aprender de uno mismo y encontrar los recursos que nos harán alcanzar nuestros objetivos es mucho más fácil gracias a la tecnología. Disponemos de herramientas y dispositivos que nos permiten medir nuestro comportamiento en tiempo real y que nos proporcionan grandes cantidades de datos sobre nosotros mismos.

En el mercado hay numerosas aplicaciones sobre analítica personal, gestión de tiempo y control de prácticas, entre otras. Es importante que las empresas se adapten a un entorno en constante cambio y redefinan sus modelos en base a las nuevas posibilidades que se les ofrecen.

Ya no es necesario realizar interminables seminarios o jornadas de formación. Las largas presentaciones y charlas han quedado atrás. Con la tecnología cada empleado puede convertirse en su propio coach e interactuar con sus compañeros, gestionando equipos y proyectos y motivándose para conseguir los objetivos propuestos. El coaching se aplica a medida de cada usuario, con la usabilidad y funcionalidad como piezas clave.

A esto hay que añadir que la información que obtienen las empresas sobre los trabajadores también es mayor, pudiendo valorar la efectividad de estas prácticas. La comunicación entre empleados y empresa se sitúa a un mismo nivel y ya no hay barreras que impidan que unos y otros conozcan las labores que desempeñan sus compañeros. Todo con el único fin de obtener la motivación necesaria para luchar por un objetivo común.

El coaching está hoy más cerca que nunca de cualquier empresa y los resultados son visibles tanto a corto como a largo plazo. No importan el tamaño, los recursos o las características del trabajo realizado.  Ya no hay excusa para no dar a tu empresa y a tus trabajadores un extra de motivación. La excelencia está a la vuelta de la esquina.

descarga-kiply-gratis

follow us in feedly