Por si no tuviésemos suficientes distracciones con las redes sociales, el correo electrónico o Internet, también tenemos que hacer frente a las interrupciones de los compañeros. Siempre hay alguno que se acerca a la tu mesa para hacerte una consulta o para comentar el último capítulo de una serie.

¿Qué hago para que mis compañeros no me molesten?

En Lifehacker nos dan algunos consejos, pero nosotros hemos añadido algunos de nuestra propia cosecha:

  1. Ponte cascos. Es una forma fácil de hacerles ver a tus compañeros que estás concentrado en tu trabajo. Si lo de escuchar música para ser más productivo no va contigo, prueba a utilizar unos con cancelación de ruido o, simplemente, finge estar escuchando algo para que no te molesten. Si, a pesar de todo, te interrumpen quítate solo un casco para hablar con ellos. Así verán que no estás dispuesto  a dejar lo que estás haciendo para atenderles y que esperas que la charla sea breve.
  2. No disponible. Cambia tu estado en los chats internos y elimina las notificaciones para evitar caer en la tentación cuando alguien decida hablarte a pesar de no estar disponible. Si tu trabajo te permite desconectar también el teléfono, hazlo.
  3. Crea un sistema de tarjetas. Acuerda con tus compañeros de oficina un método visual que deje claro cuándo estáis disponibles. Por ejemplo, puedes crear una tarjeta verde para poner en tu mesa cuando estás disponible y una roja para cuando no quieres que te molesten. Claro, sencillo y, sobre todo, muy práctico.
  4. Maneja la conversación. Si nada de lo anterior funciona, es la hora de hacer un poco de “ingeniería social”. 1) Pídeles que te ayuden a hacer algo. Pídeles que te ayuden con alguna tarea para acabar el trabajo que estás haciendo. Se lo pensarán dos veces antes de volver a interrumpirte. 2) Explota sus debilidades. Habla de temas que no conoce o no le gustan para que dé por terminada la conversación cuanto antes. 3) No seas interesante. Intenta no profundizar en la conversación aunque para ello tengas que mentir y decir que no has visto el partido de la noche anterior.
  5. Sigue con tu trabajo. Es una forma de que tu compañero pille la indirecta de que quieres seguir con tu trabajo. Consulta tus papeles, mira la ordenador e incluso teclea. Entenderán que te están molestando y que deben dejarte continuar con lo que estás haciendo.
  6. Cámbiate de sitio. Si tu trabajo te lo permite, habla con tus superiores para autoricen el cambio. Evita las zonas de tránsito por las que pase todo el mundo.
  7. Simplemente di lo que piensas. Sin duda, la mejor forma de dejar claro que no quieres que te interrumpan es decirlo. Evita ser agresivo y di con una sonrisa “Estoy bastante ocupado ahora mismo, ¿te importa si hablamos más tarde?“. Te sorprenderá cuántas personas lo entienden.

Pon en práctica estos consejos con tus compañeros. Tu productividad depende de ello.

descarga-kiply-gratis

follow us in feedly