No hay jefe en el mundo que no tenga como una de sus metas principales el aumentar la motivación y productividad de su equipo y seguro que tú no eres una excepción. Por suerte, hoy en día tienes a tu alcance infinidad de herramientas que pueden ayudarte en esta tarea. En concreto, las técnicas de coaching empresarial resultan muy útiles a la hora de evaluar cómo funciona un equipo y, sobre todo, quiénes y cómo son los individuos que lo integran.

Principales ventajas del Coaching Empresarial

 

Si inviertes en un aprendizaje personalizado y contextualizado en la realidad de tu empresa, conseguirás que aumente tu nivel de autoconocimiento y con él tu productividad. ¿Por qué? Muy sencillo:

  • Identificarás tus fortalezas y debilidades. Conocerte mejor hace que identifiques más rápidamente tus puntos fuertes y débiles, lo que te hará más consciente de tus propias dinámicas de trabajo.
  • Podrás diferenciar los errores de los defectos. Saber cómo trabaja tu equipo y en qué falla te ayudará a ponerle remedio a los problemas. Debes tener presente que un error es puntual, pero un defecto es estructural. 
  • Aplicarás medidas de corrección adecuadas. No olvides que los errores se corrigen fácilmente pero los defectos requieren más trabajo y tiempo. En el mejor de los casos no habrá nadie intentando taparlos, pero no es lo habitual. Tu trabajo será hacer ver a los miembros de tu equipo que no estás buscando ‘culpables’ sino ‘solucionadores’. Estos serán aquellos capaces de presentar propuestas serias a medio y largo plazo para corregir esas deficiencias estructurales.

Siempre positivo, nunca negativo

Muchos coordinadores tienden a centrarse en los aspectos negativos de sus equipos y creen que la manera de arreglarlos es diseñar actividades y estrategias con esos puntos negros como eje central. Esto es un error que, por suerte, cada vez cometen menos departamentos de RRHH. Un equipo de trabajo es como cualquier otro grupo de individuos o ecosistema: tiende al autoequilibrio. Por esto, muchas veces lo que se necesita es exactamente lo contrario: focalizarse en los elementos positivos y potenciarlos al máximo para que todos los miembros del equipo se dirijan hacia ahí.

Todos nos sentimos más motivados y somos más productivos cuando estamos a gusto, no lo olvides. Desarrollar la confianza y empatía entre los miembros de tu equipo sentará las bases para que todos quieran que su organización mejore. Para conseguirlo, te recomendamos que le des una oportunidad al moderno coaching empresarial y dejes que un coach experto evalúe el desempeño de tu equipo. ¡Los resultados te sorprenderán!

 
descarga-kiply-gratis

 

 

follow us in feedly