Solemos pensar que un equipo eficaz es el que cuenta con los profesionales mejor preparados y el que trabaja duro para conseguir sus objetivos. Pero, a la hora de crear un equipo efectivo, hay otros ingredientes que resultan determinantes para su productividad.

¿Cómo construir un equipo eficaz?

Las habilidades individuales son importantes, pero también la capacidad de trabajar con ellas en equipo. Es importante que todos los miembros sean capaces de comunicarse entre sí, confiar en los demás, reconocer sus habilidades y la aportación de cada uno al conjunto del equipo.

  1. Inteligencia emocional.  Las habilidades técnicas no lo son todo. Como señala Lifehacker, hay estudios que demuestran que la inteligencia emocional es más importante que el coeficiente intelectual. La habilidad de comprender los sentimientos y pensamientos de los demás y la capacidad de ponerse en su lugar es un factor decisivo para el funcionamiento del grupo.
  2. Comprender y compartir objetivos comunes. El éxito de un proyecto depende de que todos los miembros del equipo compartan la misma visión, así como de que comprendan y valoren las tareas que desarrolla cada uno. Es lo que los científicos denominan un modelo mental compartido. De esta forma, pueden anticipar lo que se necesita para completar sus tareas y las de los otros miembros. Y, lo que es más importante, comprenden cómo su trabajo contribuye a crear algo mayor junto al de los otros.
  3. Comunicación proactiva. Es la única forma de que los miembros del grupo tengan un modelo mental compartido. Así comparten información y proporcionan apoyo antes de que se lo pidan, toman la iniciativa haciendo sugerencias a otros miembros y actualizan a los demás.
  4. Un líder fuerte. Un líder no solo debe servir para dar ejemplo y motivar a los miembros del equipo. También debe dar feedback y ayudar a que todos desarrollen sus habilidades. Un líder también se encarga de seleccionar a los integrantes que mejor encajan en el equipo, fomenta la comunicación y se asegura de que todos comparten la misma visión del proyecto.
  5. Humor. Aunque no parece una parte esencial de un equipo eficaz, el humor fomenta la confianza y la intimidad entre compañeros. Ayuda a crear un ambiente de trabajo más relajado, en el que la comunicación es mucho más fluida y, por lo tanto, facilita la consecución de objetivos.

Es importante recordar que un equipo eficaz es aquel que celebra los logros, pero que también se hace más fuerte con las derrotas, aprendiendo de sus errores para convertirse en un equipo mejor.

Imagen: Samuel Zeller

follow us in feedly