Las nuevas tecnologías nos permiten trabajar en cualquier momento y desde cualquier lugar. Cada vez son más las empresas que incorporan el teletrabajo a sus políticas de Recursos Humanos para mejorar la conciliación entre vida profesional y personal y el salario emocional de sus empleados. No sólo las grandes empresas, también las PYMES y lo freelancers se apuntan a este método de trabajo que gana adeptos día a día.

El teletrabajo eficiente

Por muy bonito que pueda parecer, trabajar fuera de la oficina requiere cierta disciplina y rutinas para asegurarnos de que somos eficientes. A continuación te explicamos algunas estrategias para que pongas fin a los principales obstáculos del teletrabajo:

  1. Comunícate con frecuencia. La comunicación es el mayor obstáculo y, a la vez, la solución a muchos de los problemas de la mayoría de los equipos. Tienes a tu disposición infinidad de herramientas que te ayudan a estar conectado con tus compañeros cuando trabajas fuera de la oficina. Solo tienes que elegir la que mejor se adapte a cada situación: correo electrónico, chat, teléfono, videoconferencia… No esperes a que otros contacten contigo, toma la iniciativa y deja que el diálogo fluya.
  2. Sé un líder proactivo. El teletrabajo puede dificultar que estés siempre presente y disponible. Contacta regularmente con los miembros de tu equipo para establecer objetivos y hacerles saber lo que esperas de ellos. Asegúrate de que ven las conexiones entre sus aportaciones individuales y los objetivos generales de cada proyecto. Ofréceles apoyo y demuéstrales que te preocupas por ellos como personas, no solo como empleados.
  3. Sé un miembro del equipo proactivo. Cuando no trabajas desde la oficina es difícil estar en contacto con los demás compañeros. Toma la iniciativa y comunícate con ellos para compartir vuestro progreso, resolver dudas, revisar objetivos y poneros al día.
  4. Hazlo personal. Si no puedes ver a tus compañeros en persona, intenta recrear las conversaciones que surgen naturalmente en una oficina. Utiliza herramientas que te permiten verles cara a cara e interésate por lo que han hecho en su tiempo libre. Conocer a tus compañeros más allá del ambiente laboral ayuda a fomentar el compromiso y la motivación.
  5. Mide tu productividad. Tu productividad no debería medirse solo por tus propios estándares. Asegúrate que en la política de teletrabajo de tu empresa hay definiciones claras de lo que es ser productivo. El trabajo por objetivos es una buena forma de gestionar el teletrabajo. Si a esto añades una herramienta como Kiply, que te ayuda a ver el progreso en tiempo real de tus equipos y a saber cuánto tiempo inviertes en cada tarea, medir tu productividad cuando trabajas desde casa no será un problema.

 

descarga-kiply-gratis

follow us in feedly