Solemos pensar que formarnos y descubrir nuevas disciplinas está sólo vinculado a nuestra etapa como estudiantes. Pero lo cierto es que a lo largo de nuestra vida profesional no dejamos de aprender: manejo de nuevos programas y dispositivos, adquisición de nuevas rutinas de trabajo o aprendizaje de nuevas técnicas y conceptos.

Más allá de los tediosos cursos de formación tradicionales, existen otras formas de abordar los nuevos conocimientos. El Big Data abre la puerta a la personalización del aprendizaje según las verdaderas necesidades de cada trabajador. En un post de iDidactic sobre Big Data y educación, explican las posibilidades del Big Data dentro del ámbito educativo. Pero estas posibilidades pueden extrapolarse también a la formación en entornos profesionales.

Detectar necesidades y personalizar con Big Data

Hasta ahora, saber cuáles eran las necesidades de formación reales de cualquier trabajador no era fácil. A través del Big Data podemos saber si, por ejemplo, alguien no utiliza Excel de forma eficiente. ¿Y si le proponemos recomendaciones basadas en lo que necesita? No sólo mejoraremos su formación. También conseguiremos que esté más motivado porque aprende cosas que le son verdaderamente útiles.

Tener información sobre las necesidades no significa que esté todo hecho. Los datos deben servir para adaptar los contenidos y para que cada uno cree sus propios entornos de aprendizaje personalizados. Ofrecer distintas formas de abordar un mismo objetivo formativo es la clave para que cada persona sea libre de decidir cómo quiere aprender. Como dice Nivard Arboix, “de esta manera, dado un determinado objetivo de aprendizaje, cada alumno podría adquirirlo por la vía que le fuera más comprensible”.

Un aspecto muy interesante que se apunta en el artículo es la posibilidad que tendremos en poco de tiempo de tener un CV basado en nuestro Big Data. En él se detalla toda nuestra formación desde la guardería hasta nuestra llegada al mundo profesional. Si además de tener un resumen de todos nuestros datos durante la etapa educativa añadimos datos obre nuestra experiencia profesional, reclutar talento basándose en datos objetivos sobre los candidatos sería mucho más fácil.

La tecnología como aliada

En el diseño de los contextos de aprendizaje personalizados la tecnología juega un papel fundamental y abre infinitas posibilidades en las formas de acercarnos a los nuevos conocimientos. Pero sus posibilidades van mucho más allá. Tal y como se señala en el artículo antes mencionado, el docente es el principal mediador entre el alumno y el aprendizaje. Pero, ¿y si pudiésemos hacer que la Inteligencia Artificial se convirtiese en el mediador?

Si gracias al Quantified-self puedes recoger datos sobre tu actividad como trabajador, un sistema experto basado en Inteligencia Artificial puede ofrecerte recomendaciones basadas en tu propia experiencia personal para que se adapten exactamente a lo que necesita. Y te estarás preguntando quién puede hacer esto. La respuesta está muy clara: Kiply. Descarga nuestra versión gratuita y aprende a mejorar tu vida profesional y personal.

El objetivo final de todo esto es facilitar el aprendizaje y la adquisición de nuevas habilidades para hacer del proceso de formación algo constructivo que nos permita mejorar nuestra productividad personal. Y es que la única forma de poder responder a las verdaderas necesidades es conociéndolas.

descarga-kiply-gratis

follow us in feedly