Tu día a día en el trabajo está marcado por muchos hábitos que arruinan tu productividad. Identificarlos es la clave para poder cambiar o, al menos, mejorar algunas actitudes que te impiden cumplir tus objetivos.

1. Multitarea

Más no necesariamente significa mejor. Intentar hacer varias cosas a la vez es uno de los mayores enemigos de tu productividad. Cada vez que interrumpes una tarea necesitas varios minutos para volver a concentrarte, lo que te hace perder tiempo y terminarla (si es que lo consigues) mucho más tarde. Céntrate en una única tarea y no pases a la siguiente hasta que la hayas terminado.

2. Hacer listas con demasiadas tareas

Cuando haces tu lista de trabajos pendientes tienes tendencia a incluirlo todo, incluso aquellas cosas que no son prioritarias. Pero cuando no eres capaz de completarla solo consigues agobiarte y tener la sensación de que no estás siendo productivo. Prioriza lo más importante e incluye solo esas tareas en tu lista.

3. Trabajar sin rutinas

Si no tienes una rutina de trabajo establecida perderás mucho tiempo con cosas inútiles cada vez que quieras ponerte en marcha. Para empezar a funcionar cada día necesitas establecer una serie de prácticas que te ayuden a poner en funcionamiento el engranaje de la productividad y centrarte en las tareas que te aporten resultados reales.

4. No delegar

Si quieres hacerlo todo tú mismo tendrás la sensación de que el día no tiene horas suficientes para afrontar todo lo pendiente. Rodéate de profesionales y compañeros con talento en los que puedas confiar, delega trabajo en ellos y céntrate en lo que realmente se te da bien.

5. No saber decir “no”

A veces es difícil negarse a hacer algo pero, si no lo haces, verás que tu agenda se llena de tareas que no te acercan más a tus objetivos. No dejes que otros decidan por ti y di que no a todo aquello que no es importante.

6. No hacer descansos

Solemos creer que cuanto más tiempo dediquemos a una tarea más rápido la terminaremos. Pero es imposible estar concetrado en una misma cosa durante demasiado tiempo. Divide las tareas grandes en otras más pequeñas y planifica descansos entre ellas.

7. Revisar constantemente tu correo electrónico

En lugar de concentrarte en tus tareas pendientes, te pasas el día revisando tu bandeja de entrada y enviando mensajes que probablemente podrían esperar. Reserva un tiempo determinado cada día para revisar tu bandeja de entrada y dedica el resto a las tareas que te llevarán a alcanzar tus objetivos.

8. Estar demasiado conectado

Estar demasiado disponible aumenta la probabilidad de que tengas interrupciones y distracciones, lo que influye directamente en tu productividad. Desconecta las notificaciones de tu ordenador y tu teléfono móvil mientras te concentras en una tarea y verás cómo se nota en los resultados.

9. No medir tus resultados

Te pasas el día trabajando pero, ¿sabes cuáles son los resultados reales de tu esfuerzo? Utiliza herramientas que te ayuden a conocerte mejor y detecta aquellas áreas en las que eres menos eficiente y necesitas mejorar.

Si te sientes identificado con alguno de estos hábitos que arruinan tu productividad es hora de que empieces a cambiar. Toma la iniciativa y empieza a ser una persona más productiva.

descarga-kiply-gratis

Imagen: Oli Dale

follow us in feedly