En el mundo de la productividad hay algunos errores básicos que todos cometemos. Personalmente he identificado 7 errores imperdonables que no deberías cometer nunca, pero hoy quiero traerte en este artículo los 3 errores de productividad imperdonables que puedes solucionar monitorizando tu tiempo.

1. Planificar demasiado

Cuando aprendes a definir bien qué es lo que tienes que hacer, te das cuenta que planificar te funciona. Te sientes mucho más productivo porque sabes qué hacer en cada momento.

El problema de todo esto es que te incita a planificar más. Definir exactamente todas las tareas relacionadas con un proyecto. Definir paso a paso todo lo que tendrás que hacer, incluso poner fechas concretas de cuando deberías haberlo hecho.

Como puedes ver, planificar así tiene un problema: acabas planificando mucho y haciendo poco. Llega un momento que te das cuenta que hay muchas cosas que has planificado, pero muchas otras de las que te has olvidado y no has tenido en cuenta.

Y cuando ya has planificado, también te das cuenta que has sido demasiado optimista con la planificación. Así que tienes que empezar a añadir cosas, a cambiar fechas. Al final, sin ni siquiera darte cuenta, acabas pasando más tiempo planificando que haciendo lo que tienes que hacer.

Poner fechas lo único que hará es crearte estrés, algo que no te ayudará a hacer lo que tienes que hacer con el nivel de calidad adecuado.

Como ves, es un problema. Planificar demasiado te impide ser productivo. Monitorizar tu tiempo puede ayudarte a no planificar tanto, ya que te darás cuenta de la cantidad de horas que pasas planificando respecto a las que pasas haciendo.

La pregunta clave es… ¿pero hasta qué nivel debo planificar? La respuesta, según David Allen, creador del método GTD, es muy fácil: planifica hasta que estés tranquilo con el nivel de planificación que hayas alcanzado. Planifica lo estrictamente necesario para que no tengas ese proyecto dando vueltas por tu mente a todas horas.

Planificar debe servirte para hacer mejor, pero nunca quitarte demasiado tiempo al hacer. Para ser productivo, hacer es imprescindible.

2. Procrastinar sin darte cuenta

Una vez planificas de la forma adecuada, sin planificar demasiado pero lo suficiente para quedarte tranquilo, pones todas tus tareas en tu lista. Y revisas bien esa lista de tareas… pero hay un problema.

Hay cosas que se quedan en la lista eternamente, estoy seguro que a ti también te pasa. Hay frentes de tu vida que no avanzan como deberían, que están quedando de lado sin ni siquiera darte cuenta. Estás procrastinando.

Procrastinar significa “diferir, aplazar“. Para mí procrastinar es saber qué tienes que hacer, pero aun así no hacerlo. Puede ser de forma consciente (haces otra cosa, aún sabiendo que es más importante la primera…) o inconsciente (por ejemplo, coger lo primero de la lista, sin mirar si hay algo más importante).

¿Por qué procrastinas tú? Estoy seguro de que muchas veces procrastinas por pereza, por no tener ganas de hacer lo que realmente deberías estar haciendo… y, por lo tanto, te pones a hacer algo que sea más fácil o te apetezca más.

Es normal, a mí también me pasa. Pero tienes que solucionarlo. Y una buena forma de solucionarlo es analizando bien qué haces en tu día a día. Te lo cuento en el siguiente punto.

3. Dedicar tiempo a lo que no toca

Una de las razones por las que más procrastinamos es porque dedicamos tiempo a lo que no toca. Tenemos que hacer algo, no nos apetece, decidimos entrar cinco minutos en Facebook… Y al final es media hora, o casi una entera.

Aplicaciones como Kiply te permiten monitorizar el tiempo que pasas delante del ordenador, lo que te ayudará a saber en qué estás perdiendo tu tiempo cuando no estás trabajando.

Analizar bien a qué dedicas tu tiempo y tomar decisiones al respecto te ayudará a procrastinar mucho menos. Lo único que necesitas es cambiar algunos hábitos sencillos en tu vida, pero si no monitorizas a qué dedicas tu tiempo, no serás capaz ni siquiera de darte cuenta que estás perdiendo el tiempo.

¿Quieres aprender a procrastinar de forma productiva? Sí, se puede procrastinar de forma productiva, y te lo cuento en mi guía práctica Los 7 errores imperdonables de tu productividad y las 7 soluciones que evitarán tu fracaso. Y por ser lector de Kiply, ¡tienes una sorpresa para ti!

errores de productividad

Soy Jordi Sánchez, experto en Productividad especializado en Sistemas de Productividad. Llevo casi 10 años en el mundo de la productividad personal, y es por ese motivo que un día me decidí a ayudar a todas las personas que quisieran mejorar su vida siendo más productivas.

Puedes encontrarme en OrganizacionPersonal.com, donde cuento absolutamente todo lo que sé sobre productividad personal.

Sígueme en Twitter y Facebook.

descarga-kiply-gratis

follow us in feedly